12


Te crucifican esqueletos
que braman dramáticas lágrimas al fin del universo con sus clavos
lo sé; al igual que sus heridas sollozando.
La gran melancolía despelleja su metafísica de combate y emerge
puñetazo final,
a pesar de que un fusil espantoso no puede
en ráfagas de alarido y sangre
devastar;
así
tenebroso arco iris
dictamina su traidor infalible.
La sobrenatural loca de la purga antimateria del polen exige
su calabozo rebosante de torturas y testículos quemados
y aquel borracho en sus litros de sangre
sostiene en su puño purgatorio, enardecidos corderos
para la elocuencia de las lenguas afloradas en las tráqueas.

No dejará de morder rugir barreno
extensa y simbólica vileza.
Si me dijeran destructor o comandante
la pasión de mis garras no derramará las voces
llovidas por la retumba y tumba
que para eso el aletazo funeral
rechina en su fatal dolor.

Acaso nunca termine en mi memoria
el vocabulario completamente muerto
y mis neuronas se conecten francotiradoras al estupor y el miedo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada