36


36
Cultivo para el regocijo de mis enemigos,
que es lo único que tengo,
faroles con los cuales sólo ven los ciegos
y manchas de la tinta
que es negra.
El spleen resbala en mis piernas
como un deseo retorcido sin sentido
que también es negro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada