40


40
Y ahora con la longitud de onda del espanto
hacen una nueva casa en esta eternidad
para desgracia de lo que amo
piélagos tuertos mozas
y matemática de la pluma.
De lo que odio:
las mujeres del estío
los amantes perversos
los cadáveres profundos
los ante diluvios repetidos cada día
la cizaña maloliente y bien nacida
y la tortura
todo lo toca mi dedo heroico.
También mi eucaristía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada